Hay factores en el ámbito de los negocios que no se pueden controlar porque son imprevisibles; pero hay otros que si no se toman en cuenta influyen de manera negativa en el crecimiento de una franquicia.

A continuación les presentamos los que en nuestra opinión son las faltas que con mayor frecuencia ocurren y las consecuencias que tienen sobre un negocio:

Los sistemas de franquicias requieren de inversión para su expansión y dominio. No son gratuitos y una empresa franquiciante debe contar con los recursos para consolidar la red;  por otra parte, ésta no  debe  iniciarse antes de tiempo.

Una de las peores experiencias que puede vivir una empresa franquiciante es  equivocarse en la selección de los primeros Franquiciatarios. Si con el afán de comercializar se otorgan franquicias a candidatos que no cumplen con el perfil, el malestar y mala publicidad que éstos pueden ocasionar tendrá consecuencias negativas para la red.

Cuando no se cuentan con las herramientas fundamentales de los sistemas de franquicias tales como los modelos financieros, plan de expansión, manuales y programas de asistencia técnica, entre otros, la transmisión del conocimiento operativo a un tercero se dificulta.

Hay conceptos que tienen problemas para replicarse. Antes de lanzar una oferta al mercado hay que cerciorarse de que éste sea repetible y transmisible; si es preciso cambiar aspectos del concepto es preferible hacerlo antes de implantarlo.

Cuando una empresa copia el marco jurídico de otro concepto y no refleja  las condiciones  reales que ofrece la franquicia en cuestión, el sistema iniciará con vicios jurídicos de origen.

Finalmente, cuando hay manejo equivocado de las economías de escala los productos que ofrece a su red pueden quedar fuera de mercado. La clave es enfocar la cadena de valor para no encarecer los productos.  Aunque con el tiempo será preciso reajustar las condiciones económicas al mercado, tanto por márgenes de productos como por precios de servicios.

¿Quieres registrar tu marca? Consulta a los expertos.