El Contrato de Franquicia es el instrumento legal que regula la relación entre el Franquiciante y Franquiciatario durante la vigencia de la franquicia, su labor, además de establecer los derechos y obligaciones de las partes, es proteger los intereses de éstas estableciendo las normas y los lineamientos bajo los cuales se llevará acabo el desarrollo del negocio a franquiciar.

Debido a su importancia es fundamental tomar en cuenta los aspectos que debemos cuidar al momento de desarrollar, o contratar el desarrollo de nuestro contrato de Franquicia. A continuación, te presentamos 7 claves que debes tomar en cuenta para un buen contrato de franquicia:

  1. El contrato de franquicia es un contrato que debe ser desarrollado por un abogado especialista en la materia. No se desarrolla por un laboralista, un fiscalista o un civilista, debe ser desarrollado por un profesional del derecho que además cuente con la experiencia para entender todos los aspectos operativos, económicos y legales que este formato de negocio implica.
  2. Cumplimiento a la Ley. El contenido del contrato además de prever cláusulas generales aplicables a cualquier acuerdo de voluntades como lo es la vigencia, la cesión, la fuerza mayor etc., debe contemplar los requisitos establecidos por la Ley de la Propiedad Industrial en su artículo 142 Bis, el no hacerlo podría ser causal de infracciones administrativas.
  3. Confidencialidad y No Competencia. En este sentido el contrato de franquicia de abarcar estos temas de una manera clara y detallada estableciendo los alcances y las repercusiones de no respetar los secretos industriales transmitidos y la deslealtad comercial al competir en el mismo giro.
  4. El contrato de franquicia debe ser comprensible en su redacción ya que el perfil de las partes es completamente empresarial y comercial por lo que debe redactarse en lenguaje claro y funcional para éstas sin perder la formalidad que dicho acto requiere.
  5. Asistencia Técnica. El contrato de franquicia debe ser claro y real en cuanto a los alcances de la asistencia técnica ofrecida. El hecho de no establecer claramente que asistencia se otorgará ni cuál es su alcance puede implicar un verdadero problema para el Franquiciante pues se le puede exigir más de lo que verdaderamente es necesario y costeable a través de la regalía.
  6. Intuitu personae. Esto es, en consideración a las cualidades profesionales, patrimoniales y personales del Franquiciatario y que definen la independencia de las partes.
  7. COF o Circular de Oferta de Franquicia. Como es sabido el primer documento que la Ley de la Propiedad Industrial prevé como obligatorio es la entrega de la información a que se refiere el reglamento de dicha ley y que generalmente concentramos en un documento identificado comercialmente como Circular de Oferta de Franquicia, bien se debe considerar que la información plasmada en dicho documento debes ser la misma para el contrato de franquicia, con el fin de no incurrir en contradicciones o información falsa o errónea que nos ponga en una situación de incumplimiento a la veracidad de la información que se está transmitiendo.

Recordemos que, sin un buen contrato de Franquicia, la relación Franquiciante-Franquiciatario queda sin una adecuada protección y los intereses de las partes se vuelven vulnerables y en riesgo de ser gravemente afectados, por lo que te recomendamos tomar en cuenta los puntos anteriores y asesorarte con los profesionales.