Cómo ser una franquicia innovadora

Por Ángeles Toledo, directora de innovación y nuevos proyectos de Gallástegui Armella Franquicias.

 La innovación ya no es una opción sino una necesidad. La resistencia al cambio es una de las principales razones por las que se frena la innovación. Todos estamos de acuerdo en que los éxitos deben reconocerse y premiarse, sin embargo, los fracasos son grandes fuentes de aprendizaje que no deberían castigarse.

Cuando en una organización la cultura se basa en el temor y el castigo, la creatividad se verá comprometida y no habrá espacio para desarrollarla.

Lee también: Cómo fomentar la creatividad y la innovación

En una franquicia innovadora, toda la organización, en cualquier puesto, participa en el proceso creativo.

Recuerda, el capital humano es el elemento clave para la generación de estos cambios internos. Por ello, las personas que ingresen a la organización deben tener los perfiles adecuados ya que esto permitirá desarrollar los talentos y la inteligencia colectiva necesaria para innovar.

Por otra parte, la pasión fomenta la creatividad. Cuando un colaborador no se siente valorado generalmente es porque la organización no está utilizando sus talentos y fortalezas.

La innovación no es un asunto de inspiración, sino más bien hay que tomar nota de cada paso en el proceso para construir un producto o solución. Cuando se generan los espacios que fomentan el aprendizaje continuo, el pensamiento creativo y la innovación hay efectos directos en conservar personas de calidad y comprometidas, porque se crea un lugar de trabajo atractivo.

  1. Es importante comprender la diferencia entre innovar y mejorar. Muchos piensan que innovar significa arreglar problemas existentes.
  1. Una fuente de innovación, son las tecnologías de información: el uso de nuevos equipos, software y bases de datos, para cambiar la forma de hacer negocios. El ámbito multidisciplinario ayuda a ofrecer soluciones con mayores alcances para una necesidad.
  1. La innovación no surge de la nada, al igual que los nuevos productos o servicios se necesita un periodo de maduración. Pero aunque parezca paradójico, también copiar puede ser una forma de innovar porque es válido aprender y asimilar las mejores prácticas de otras empresas.