Escoger tu franquicia ideal es mucho más fácil cuando conoces los indicadores clave que hay que considerar.

  1. El primer indicador es la rentabilidad.

Se considera atractiva cuando cumple los parámetros de rentabilidad y de retorno de inversión. Lo que se debe evaluar es qué tan atractiva resulta la inversión para el franquiciatario; el tiempo de recuperación de la misma; los niveles de requerimientos de capital de trabajo; los apoyos financieros a franquiciatarios; y la rentabilidad de operación de la franquicia.

  1. Diferenciación.

Dentro de este indicador, hay que tomar en cuenta el cumplimiento de expectativas contractuales; el apoyo del franquiciatario en la operación; el valor de oferta de franquicia en el mercado; la capacidad para generar valor permanente al franquiciatario; la lealtad del franquiciatario; la aceptación de los clientes finales (fortalezas y oportunidades).

  1. Riesgo.

Se considera de bajo riesgo cuando el porcentaje de fracasos es bajo, la franquicia tiene experiencia y cuenta con planes de apoyo para asegurar el éxito. Hay que evaluar la permanencia en el mercado de la franquicia; los niveles de rentabilidad y principales generadores; el apoyo de la franquicia; y el plan rector de expansión y lineamientos.

  1. Gestión es el siguiente indicador.

Una franquicia es exitosa en su gestión cuando asegura su operación, imagen y servicio. Es importante que los procesos se actualicen, sean eficaces y generen valor al consumidor.

Aquí tenemos que tomar en cuenta la evaluación de procesos críticos de operación y su aseguramiento (operación, imagen y servicio); la evaluación de estructura operativa; la evaluación de la competitividad de la cadena de suministro; y la satisfacción de clientes (internos y finales).

  1. Liderazgo.

La franquicia está relacionada con la capacidad de generar una relación armoniosa de confianza, disciplina y rentabilidad con sus franquiciatarios. Es necesario evaluar la estrategia de incorporación de franquiciatarios; el aseguramiento de aperturas exitosas; la actualización en la oferta de valor; y la afectación de rentabilidad, riesgo y gestión, en la calidad y confianza de la comunicación, con los franquiciatarios.

  1. La estrategia.

Debido a que una franquicia con buenas expectativas de futuro cuenta con planes y estructura que mantengan liderazgo de la marca en el mercado, a través de la innovación. Se debe tomar en cuenta la evaluación de perspectivas de apoyos a franquiciatarios; las perspectivas de planeación y crecimiento; los planes de mejora en la gestión; y los planes para mejorar la oferta de valor.

Después de haber hecho este análisis, será mucho más fácil y sencillo poder escoger a tu franquicia ideal.

Por José Luis Ceballos.

Socio director Monterrey de Gallástegui Armella Franquicias

Nuestros Servicios.

Incubadora de negocio

Propiedad intelectual

Registro de marca 

Artículos Relacionados.

Franquicia exitosa: 5 cualidades para lograrlo

Indicadores que debes de revisar en tus procesos

Desarrolla el hábito de decir no