Por Omar Sotelo, Consultor Financiero de Gallástegui Armella Franquicias

Toda empresa tiene como objetivo la búsqueda de utilidades en su operación, así como la supervivencia dentro de un mercado cada vez más competitivo, es por ello que el tener en el interior una correcta administración y economía sana harán que el objetivo se logre con una mayor probabilidad.

Te compartimos 5 principios básicos que te permitirán mantener tu empresa sólida y sana:

1.Dirección capaz. Nos referimos a contar con directivos con las capacidades necesarias para desempeñar un puesto de suma importancia dentro del rumbo de la empresa y que deberá contar con las características y requerimientos que el puesto demanda, a fin de que sea una persona segura, decidida, capaz de tomar decisiones, de medir objetivos, de reaccionar rápidamente ante cambios en el mercado o dificultades de cualquier índole que afecten la operación optima de la empresa. Aprende a rodearte de expertos y gente capaz.

2.Objetivos claros. El plantear a principios de operaciones objetivos precisos y claros permitirán de una forma más sencilla medirlos, analizarlos y poder tomar medidas preventivas y correctivas según se necesite. Permitirá a cada área enfocar sus actividades al logro de esos objetivos, que en conjunto harán que la empresa logre su fin común

3. Adaptación. En un mercado cada vez más competitivo el principio básico de “el más apto sobrevive” es sumamente real y actual, solo una empresa capaz de modificarse, actualizarse, cambiar conforme el mercado lo demanda, permanecerá en la lucha.

4. Eficiencia. Nos referimos a la eficiencia operacional, es decir, a que cada área con el uso de los recursos estrictamente necesarios logre su objetivo, no significa la restricción de medios, si no que cada área haga conciencia de que recursos requiere y utilizarlos y aprovecharlos al máximo, logrando importantes ahorros para la empresa. Aquí entra de forma indirecta la actual – o no tan actual- tendencia y relevancia de la ecología, por ende no solo se beneficia la empresa en su interior, sino logramos un bien a la comunidad

5. Inversión. La inversión aquí planteada se refiere a dos clases, por una parte la inversión en capital humano, pues es esta la base de la economía, el tener motivados a los trabajadores mediante incentivos y buen nivel de sueldos, así como otros incentivos de tipo, académicos, capacitaciones, convenios, etc. El contar con capital humano capacitado y de nivel en puestos claves (directores de área, por ejemplo), harán que la operación sea optima, eficiente y de calidad. Por otro lado, la inversión en infraestructura, es decir equipo de operación, mantener un lugar de trabajo “armonioso”, con las áreas necesarias para el trabajo, descanso, alimentación, áreas comunes, etc., harán que los trabajadores (de calidad) encuentren todos los medios para realizar su trabajo de forma ágil, tendiendo acceso a las herramientas necesarias para lograr los objetivos planteados.

Con estos 5 principios básicos una empresa puede basar su administración y economía, logrando con ello una sana operación, teniendo mayores probabilidades de éxito y manteniéndose en el mercado.