Por Agustina Harte*

Hace unos días entré a una tienda de telas de una marca reconocida. Siempre que evocamos este tipo de comercios, es común que recordemos tiendas oscuras, con cientos de carretes de tela amontonados y, sobre todo, lenta y mala atención. Y a eso iba preparada…

Fue de mucho agrado encontrarme una tienda luminosa, abierta, con mucho stock, sí, pero ordenado, con una atención de primera, cálida, amable y rápida. En pocas palabras, debes renovarte.

Y sí, eso responde la pregunta de un principio, el negocio que no se renueva está destinado, tarde o temprano, a morir, ya sea porque la competencia le gana o porque el cliente se cansa de encontrar lo mismo, por más fiel que pueda llegar a ser a la marca.

En una época de cambio constante, el renovarte no sólo significa cambiar de imagen o layout arquitectónico. Significa el qué nuevo o innovador podemos ofrecerle al público. Un público que tiene mucho más acceso a la información que hace 10 o 20 años, que ahora tiene la posibilidad con un simple clic o una búsqueda en Google de comparar precios, calidad y servicio.

Por eso, es importante plantearse en cada estrategia que se realice anualmente, no sólo los objetivos de venta que la empresa debe tener, sino qué novedades puedes tener para el año, incluyendo en esta estrategia el plan de presentación de este lanzamiento, de qué manera se va a promocionar y hacerle llegar al cliente la información necesaria para que la conozca.

Algunos consejos para renovarte:

  • Investiga qué áreas o productos se deben renovar dentro de la empresa.
  • Plantea cuáles productos deben seguir en existencia, ya que puede ser que algunos no tengan rotación y por lo tanto será más redituable si se descontinúan.
  • Asigna tareas. Es importante que en el momento de renovar se tenga un plan que, cuente con una persona encargada de dar seguimiento, para que no se diluyan las acciones y se pierda el objetivo.
  • Si lo que se va a renovar es el logotipo de la marca, es muy importante que te asesores de especialistas como:
    • Agencia de publicidad: recomiendo ampliamente asesorarte en expertos en la comunicación, para que la renovación implique un nuevo aire para la empresa, sin dejar de comunicar lo que es.
    • Abogados: el logo nuevo debe ser registrado ante el IMPI para no generar problemas legales posteriores.
  • Si hace mucho que no haces un cambio, empieza poco a poco para poder controlarlo y que este cambio se vea de manera positiva ante tus clientes.
  • En el caso específico de las franquicias, es de suma importancia el renovar los manuales que son entregados a los franquiciatarios ya que, con la operación diaria y la experiencia que se va adquiriendo, los manuales pierden vigencia y corren el riesgo de volverse obsoletos.

El cambio puede ser difícil y existe una resistencia natural, pero aferrarse a la idea de: “Para qué cambiar si siempre ha funcionado bien así”, es un pensamiento que tarde o temprano significará el quiebre de la empresa.

*La autora es directora comercial de Gallástegui Armella Franquicias.

Nuestros Servicios.

Comercialización de Franquicias

Desarrollo de Franquicias

Propiedad Intelectual

Artículos Relacionados.

Desarrolla una franquicia que impacte

Circular Oferta de Franquicias: Puntos básicos

Franquicia exitosa: 5 cualidades para lograrlo