Por Stephanía Gallástegui, CFO de Gallástegui Armella Franquicias y mamá de dos niñas

Hace unas décadas, se imaginaba que la mayoría de las mujeres se sentían realizadas simplemente con dedicarse al hogar y a los hijos; sin embargo, hoy en día está claro que las mujeres nos sentimos realizadas cuando cumplimos con nuestros deseos personales y profesionales, cualesquiera que estos sean. Para aquellas cuyos deseos personales implican formar una familia, es donde surge el conocido dilema, ¿Cómo lograr un equilibrio entre ser mamá y profesionista?

scales-147219_1280

La realidad es que, ser mamá y trabajar a la vez es solo una parte de los miles de roles que como mujeres nos exigimos diariamente y la clave está en priorizar tanto dentro de estos roles, como en las actividades que tenemos debido a ellos. El que todo quiere, nada tiene; y por eso debemos aprender a elegir los roles y las actividades que nos otorguen mayor satisfacción y plenitud, para en esas buscar entonces ese ansiado equilibrio.

Y, ¿Cómo lograrlo? A continuación, te compartimos 3 consejos básicos que hemos recopilado tanto de quien escribe como de nuestras muchas clientas mamás y mujeres, que han decidido emprender o continuar manejando sus negocios, siendo madres presentes y completas.

 1. Organización

Claro que organizarse requiere de un hábito y de voluntad para hacerlo, pero realmente es la herramienta clave cuando intentas manejar al menos 2 cosas a la vez. Planea tus días y anticípate para que puedas adelantar tareas, el batching será tu mejor aliado. Empieza a planear tus tiempos, tanto de tu trabajo como los tiempos con tus hijos y bloquea en tu agenda los momentchecklist-1295319_1280os que definas dedicar a tu familia; funcionará como una reunión más, con la misma importancia y atención. De esta forma estarás realmente presente en cada rol cuando debas estarlo.

 

  2. Delegar

No podemos hacer todo y por eso es importante encontrar la ayuda indicada para las tareas que salen de nuestro control y sobre todo para lo que no es prioridad. Ubica tus necesidades y comunícalas tanto a tu familia como a tu equipo de trabajo para encontrar a las personas indicadas par240_F_322064300_8q5ie6Q9xUPTwnCdyfoYWHmjZStlYnTWa cada una de esas tareas. Dedica tu atención a las tareas claves, tanto de tu negocio como de tu familia, lo demás, déjaselo a alguien más.

 

 

  3. Comunicación

No te cargues de culpas innecesarias ni preocupaciones cuando las cosas no salgan perfectas. Habrá ocasiones que se retrasen cosas de trabajo por temas de familia o se pospon2209049gan planes familiares por emergencias de trabajo, nadie es perfecto y esto puede pasar. Así que es indispensable aprender a hablarlo, ser clara con tu familia y con tu equipo de trabajo, encontrar soluciones y evitar sentimientos que te distraigan de tus metas reales.

 

Así que aquí tienes algunos puntos por dónde empezar. Que ser mamá no te limite en perseguir tus sueños profesionales; ni estar en el mundo profesional te detenga de cumplir tus deseos de tener una familia. Como todo, no es sencillo, pero sin duda será lo más gratificante y satisfactorio y te dará la tranquilidad y seguridad de estar logrando lo que te da la plenitud como mujer.