Es común en nuestro país que muchos de los emprendedores, personas físicas, pequeñas y medianas empresas dejen de lado el registro de su marca comercial, dado que no es un gasto involucrado e increíblemente se cree que esto es una parte de su negocio que pueden dejar para más tarde.

Este error podría costar a la larga mucho dinero para la empresa y los productos o servicios que ofrece, pues es latente la posibilidad de que su marca y su éxito sea aprovechado por un tercero, causando así serios problemas para su negocio en el camino.

Estos son los cinco errores comunes  que no se deben cometer.

El tamaño de una empresa o negocio no exenta a esta de proteger sus ideas, pues esas ideas o imagen son las que en el mercado hacen una diferencia sobre sus competidores. El tener una marca registrada desde el arranque ayuda a proteger la inversión que están haciendo en su negocio hasta en un 75% y posiciona su nombre comercial frente a sus competidores desde el arranque.

Se puede terminar por perder dinero al presentar su marca por sí mismo, pues muchas veces la pericia técnica que requiere una solicitud de marca en cuanto a la correcta clasificación de los productos o servicios o el análisis técnico que se realiza al resultado de una búsqueda fonética, sólo viene de la especialización y la  experiencia.  Siempre es aconsejable consultar con un abogado especialista para quien le dará una opinión profesional antes de presentar su solicitud de marca.

Una vez que la marca se encentre registrada, es necesario supervisar el mercado para asegurarse de que nadie más está usando su marca sin su autorización o alguna parecida en grado de confusión para ofrecer servicios o productos similares o iguales. Si usted descubre que alguien está usando su marca registrada, usted debe hacer valer sus derechos mediante la notificación al infractor. Además, su marca debe ser renovada cada 10 años.

Este es uno de los errores más comunes ya que en la mayoría de los casos no se puede. El propósito de la ley de marcas es proteger a los dueños de negocios, proteger sus ideas y proteger a los consumidores de la confusión en el mercado.

Si por las condiciones del mercado usted debe de cambiar su imagen, el logo registrado no tendrá protegida esa nueva imagen, teniendo que registrar nuevamente la marca, en tanto que las marca nominativa, es decir la pura palabra está protegida sin importar el color, el tamaño o la fuente en que se encuentran y aunque cambie su imagen la marca seguirá siempre protegida.

¿Quieres registrar tu marca? ¡Conoce nuestro servicio de registro de marca!